Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

lunes, 28 de septiembre de 2015

Mi Amo

En algunos blogs que sigo siempre surge la necesidad de hacer una entrada como esta. Principalmente para que las personas entiendan algo más de este mundo y no juzguen con tal ligereza. El hombre o la mujer dominante no es un maltratador. Si consideramos la figura del maltratador eso implica la existencia de una víctima. Y yo JAMÁS me he visto como tal. ¿Acaso lo soy por pedirle que me folle fuerte? ¿Por ofrecerle mi culo? Yo no me voy feliz si no me lo abre. Si es lo que a mí me causa placer y yo se lo pido, ¿quién es nadie para juzgarlo a Él o juzgar mi decisión?  Yo no tampoco soy machista por ello, porque no es una conducta que generalice. Simplemente soy servil con Él.
Mi Amo fue el hombre que se fijó en mí, quizá os parezca una estupidez y que es algo normal para llegar a tener cualquier relación, pero no. Que una persona se fije en ti es algo que automáticamente te sube la autoestima. Sé que es algo muy simple y que muchos no le daréis el mismo valor. Lo valoro por su delicadeza y su preocupación por mí desde el principio. Por saber adaptarse a mí y enseñarme todo lo que he aprendido. No solo en el sexo si no de la vida. Lecciones que llevaré siempre conmigo. 
Es mi amigo. Nunca he tenido un amigo que fuera chico para poder contarle lo que comparto con él. A Él le puedo pedir consejo de chicos, de trabajo, de decisiones importantes, de sexo por supuesto. Siempre me da su opinión más sincera. 
Esa sinceridad la extrapola a todos los aspectos de nuestra relación. Al margen de lo que me pueda doler lo que me diga, me cuenta la verdad, lo que me puede ayudar a mejorar. No son consejos vacíos y que se den por cumplir o quedar bien. No hay dobleces ni intenciones ocultas. 
Me ha regalado experiencias que siempre guardaré con cariño. Me ha hecho valorar y disfrutar el sexo de manera abierta y divertida. Fue algo así como mi maestro. Tuvo paciencia conmigo, me ayudó, me respondió mis preguntas y fue más allá de mi curiosidad para mostrarme lo que le gustaba. Nunca me sorprendí de sus fantasías y Él no juzgó las mías.
Ya he mencionado Su paciencia. Cuando estoy triste o veo todo negro me hace ver el lado bueno de las cosas. Me hace razonar y ver las circunstancias con los ojos de una adulta. Crezco como persona a su lado.
El Amo me abrió al mundo, me hizo una persona más extrovertida, dispuesta a conocer gente y no encerrarme en mí misma. Conservo lo bueno de lo que fui y cambie, o al menos intento mejorar, lo que me frenaba a desarrollarme. 
Me ayuda a descubrir una parte de mí que probablemente estaría oculta de no ser por Él. Ser Su puta y ser sumisa es parte de mí. Es lo que soy, no es algo que active o desactive a placer. No lo sacaré con todo el mundo, pero Él me permite hacerlo. Lo agradezco siempre porque es parte de mi sexualidad. 
Mi Amo es la persona que completa esa parte de mí. No dejaré de ser así si no lo tengo a mi lado, únicamente no mostraré a la puta que soy con Él. Por eso gracias Amo porque tú haces más real quien soy. No me planteó encontrar un Amo, eso es algo que llega si tiene que pasar. 
La seguridad en mí, saberme deseada por otros es gracias a la barrera que rompió Él. No me sentí del todo cómoda con los hombres hasta que no me mostró la naturalidad con la que debía relacionarme. Me hizo verme hasta más guapa.
Mi Amo me ha frenado cuando pude cometer errores bastante grandes con los hombres. Me enseña a darme a respetar, a ir paso a paso. No puedo comenzar la casa por el tejado. Esa es una lección que aprendí hace mucho, de las que no se borran. Él me quiere porque soy una puta, pero me valora infinitamente por ser una mujer que se respeta, por ser inteligente e independiente.
Ojalá más hombres fueran como Él y respetasen a las mujeres de la manera en que Él lo hace. No hay día que me arrepienta de tenerlo a mi lado. Estoy orgullosa de ti y de tener a una persona tan valiosa como Tú de compañero en la vida.

sábado, 26 de septiembre de 2015

21

Hoy estoy escribiendo con Birdy de fondo, Light Me Up en concreto.
El pasado día 21 fue un día especial para mí. Hacía un año que lo vi por primera vez, hacía un año que me hizo Suya sin que ninguno de los supiera a donde nos conducía esto. ¿Sabéis esas cosas que tienen los niños de "eres una de mis personas favoritas"? Pues Él lo es. Es una de mis personas favoritas. No sé qué me depara la vida pero sé que siempre lo voy a llevar conmigo. Me hace fuerte.
Demasiada paciencia tiene a veces conmigo cuando me pongo rebelde y lo trato como un igual. Durante semanas me respondió como mi Amo y no supe valorar lo que me daba. Era momento de zanjarlo. Quedamos en el lugar donde todo empezó. El Amo me adelantó la cita y llegué tarde, otra falta para acumular a la lista que tenía que pagar. Me desnudé todo lo rápido que pude y me puse un tampón porque estaba con la regla. 

Sus intrucciones eran estas:
"Quiero que me esperes en bragas, con el collar de sumi y correa, por supuesto de rodillas. No quiero que camines de pie en ningún momento, eres mi perra. Irás a gatas a menos que te lo diga. 
Tendrás que traer comida, darme de beber y servirme. 
En el baño me prepararás el agua y luego me secarás, ahí si podrás estar de pie. Cuando me hayas secado quiero que me comas las polla y me la dejes ensalivada. También quiero que me lamas los cojones. Cuando llegue ya tendrás el spray del culo puesto. Quiero que te lo pongas, que hace mucho que no te lo abro. 
Yo te tumbaré en la cama y te moveré como me plazca. Pero si tú estás fuera quiero que me pidas antes de ponerte a mi lado"

Recibir órdenes es una muestra de afecto como puede ser una caricia o un abrazo para mí. Cuando me arrodillé para abrirle la puerta ya estaba mojada. Mi coño se contraía. Me agarró de la coleta y me tiró hacía atrás para que lo mirara, tiró del pañuelo que hacía las veces de correa y me llevó a los pies de la cama. Desde el suelo le quité los zapatos y esperé de rodillas a que terminara de desnudarse. Estaba temblando. Me dijo que me pusiera en Sus rodillas para recibir el castigo bien merecido. Obedecí y me doblé sobre Él. Al final me agarró las nalgas y en una de ellas me pellizcó con dulzura y rabia. "Ya tienes el culito rojo". Sonreí tímida. Me puse de rodillas de nuevo y Él me tumbó en el suelo, lo sentí poderoso sobre mí. Gracias Amo, gracias infinitas por ponerme en mi lugar. Cuando terminó y tenía la cara aún contra el suelo me levantó un poco la barbilla y se puso sobre mí. No me olvidaré de lo que me dijo: "Sabes que tengo que castigarte, ¿verdad? Lo siento, pero es que no aprendes si no es con esto". Lo sé Amo. Sé que para Él es también es un proceso difícil, no por ser la parte dominante es sencillo. Cualquier hombre no es capaz de hacer algo así. Tiene un carácter dominante innato unido a una preocupación y un cariño que lo hace único.
Me levanté para irme a poner el gel para el culo. Y sí, tuve el descuido de ponerme de pie. "Qué haces... te castigo y se te olvida rápido todo". Me cogió por la mandíbula y la boca y me puso de rodillas. Cuando estuve lista me volvió a tumbar en el suelo. Abriría mi culito ahí. El Amo sabe que así me entra muy profunda, y lo haría después de meses de descanso. En principio no me iba dejar correrme como parte del castigo. Pero le gusta que me toque y me corra con su polla dentro. Hizo un poco de sitio, temblé un segundo y su voz me reconfortó al instante. Cuando ya lo tenía dentro me apartó unos mechones de la cara y me acarició para que dejara de temblar y me relajase. Empezó a penetrarme fuerte, en poco rato me corrí. Me incorporó y me puso al borde de los pies de la cama. Metió la polla y dio fuerte. Encima de la cama me puso a cuatro patas y mi culo recibió lo que merecía. De nuevo boca abajo enculándome muy bestia. Dejó mi culito descansar, me quité el tampón y me folló el coño primero estando yo tumbada boca arriba. Me quejé más que por el culo, quizá por la regla, y al día siguiente me dijo: "Fíjate lo puta que eres que casi te duele más el coño que el culo". Debo ser una puta, me reí. En un principio me preguntó si quería que fuera despacio. Le contesté que sí, puso cara de cabrón e hizo lo que le dio la gana, "despacio mis cojones". Pero cuando metió y vio que me quejaba no tardó un segundo en adaptarse. Cuida de mí… Me gusta esa postura para agarrarle el culo. Después me dejó montarlo. Me metí la polla despacio y comencé a moverme. El me agarró de la cintura y me bajó fuerte para incrustármela hasta los cojones. Me hizo decir que era una puta ninfómana y que me gustaba la polla de El Amo. Mi segundo orgasmo me llegó así. Ordenó que me tocara y lo empecé a hacer con Su polla dentro. No me olvidaré nunca de su cara en el momento en el que me vino la sacudida de la corrida. Tenía las mejillas sonrosadas, me miraba como si fuera la chica más adorable y más perra sobre la tierra. Al menos así me sentía yo, única. 
Le gusta mi culo y terminar con él así que me coloqué boca abajo. Levanté el culito como una niña obediente ante una orden Suya. Me dio fuertecito, me giró y me puso boca arriba. Os parecerá raro pero para mí esa postura es la cosa más guarra que hay cuando se trata de encularme porque ya estoy agotada para ponerme a cuatro patas, me siento un objeto. Simplemente me alza las piernas, me las agarra y me perfora el culo. Siento su polla en el vientre y me encanta. Ya está a punto y para. No se quiere correr todavía. Se quita el condón y se la chupo bajando hasta los cojones apoyando la frente contra su cuerpo. Lo hago rápido al final y aprovecha para soltarme la coleta. Me quiere llenar todo el pelo. Esos detalles me vuelven loca, cuanto más hijo de puta es más me gusta. Se puso sobre mí y me aprisionó con las rodillas. "Amo córrete, córrete en mi cara, léfame entera por favor". Y así recibí el primer chorro, tenía ya el pelo con su corrida y siguió por mi cara. Estaba calentita como siempre, igual de abundante que siempre, perfecta siempre. Mi premio. Me dejó tirada en la cama mientras Él se duchaba, volvió y me encontró tal y como me dejó. "Estás perfecta así". Dio su permiso para que me fuera a lavar y después preparé el baño para los dos. 
Las risas, las bromas entre los dos, Puccini de fondo, secarlo al salir del agua, besarle la polla, lamerla y chuparla fueron unos cuantos de los muchos detalles que compartimos después. Me llevé una sonrisa para toda la semana, el castigo que merecía y la sensación más maravillosa en el cuerpo por haber sido follada. Me iluminas Amo. 
Al día siguiente cuando me preguntó por mi culo y le dije que estaba bien, sin secuelas, se rió conmigo. Fue una de las veces que más fuerte me dio, sumado al hecho del parón que habíamos hecho, y allí estaba yo casi intacta. "Si no eres una puta que baje Dios y lo vea" me dijo. No son palabras vacías, eres el más valiente de todos Amo.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Inhibición o sumisión

Hoy traigo una entrada más técnica por así decirlo. En realidad la sumisión es un tema sobre el que me gusta mucho reflexionar. Es un campo enorme y no tienes que acogerte a unos parámetros para decir que eres sumisa o no lo eres.
El tema es la inhibición, con el que me siento un poco identificada. La inhibición implica, entre otras muchas cosas, la necesidad de complacer por temor a perder el amor o el reconocimiento del otro. No es algo que se haga por placer propio, si no más bien todo lo contrario, se trata de reprimir tu placer por el de la persona a la que premias con el comportamiento que desea recibir. Es cierto que la sumisión va unida a un sentimiento por complacer al otro. Sin embargo no lo haces por miedo a perderlo, lo haces porque te produce una satisfacción enorme. Para mí sentir que el Amo, u otra persona por orden de Él, está disfrutando gracias a mi entrega es suficiente motivo para disfrutar. Por eso no me gusta que se malinterprete sumisión con miedo. No digo que en algunos momentos yo misma no haya llorado por miedo a perder al Amo, creo que a todas nos ha ocurrido. Pero yo no soy sumisa por replegarme y obedecer siempre. Esa es la segunda parte de la gratificación: obedecer porque Él me lo ordena. Sentir que es superior a mí, que yo solo estoy ahí para cumplir sus ordenes es lo que me hace correrme.
Otras personas pensarán que somos sumisas porque somos tontas y nos dejamos usar solo porque él nos gusta. Y no es así. De esto ya hablé en una de mis entradas y es algo que no me gusta escuchar de los que no sienten ni saben lo que es ser sumisa. Yo no soy tonta por obedecer. No es algo fácil, y hace falta tener las ideas muy claras para verte a ti misma como una mujer independiente y fuerte aunque con tu amo seas la puta más entregada. 
A raíz de conocer al Amo, fue cuando comencé a identificar muchos comportamientos en mí. Que me folle otro hombre entregada por el Amo aún es algo que no hemos hecho. Nuestras circunstancias son muy complejas pero estoy segura que si tenemos la oportunidad lo haremos. Pues bien, si el Amo me entregase a otro hombre yo me tendría que aguantar. No os hacéis una idea de lo que me pone y de cómo reacciona mi coño cuando me dice que me buscaría al más baboso y desagradable para que me follase. Y cuando me pongo así lo primero que me pregunto es qué tendré de malo por gustarme eso. Fijaos a veces lo difícil que es considerarte puta. Por suerte, Él sabe calmarme: "eres puta y no hay nada de malo". Es necesario una honestidad contigo misma, una sinceridad y una confianza con Él enormes para decirle que te mojas las braguitas oyéndole que quiere ver mi cara de asco cuando un tío, al que ni siquiera miraría, me está follando como a un animal. Espero ser capaz de hacerlo llegado el caso. 
La entrega que nos compete solo a nosotros es el sexo anal. Algo que ya forma parte de mi sumisión. Es algo que tampoco pensé en disfrutar como lo hago. Puede que algún día os cuente las cosas que me decía antes de conocernos. Lo que sí puedo decir es que las ganas que tiene por petarme el culo llegan al extremo de disfrutar con mi cara de sufrimiento. De llegar a decirme que como me queje o llore se enfadará. ¿Y qué hago yo? Pues le llamo cabrón como mi forma de halago preferida y acto seguido me muevo en la silla para rozarme con la costura del pantalón.
A donde quiero llegar con esto es que es muy fácil decir que eres sumisa de boquilla. Pero ponte a cumplir deseos. Debes tener claro tu disfrute y tu entrega. Si no te gusta que te folle el hombre que tu amo te ordena al menos te debe de poner como una perra el hecho de que estés dando algo por la simple entrega y verlo feliz. Y os pongo un ejemplo que me encanta. Si el Amo me diera libertad para follar con los hombre que quisiera no lo haría simplemente por tener su permiso. Pero sí que lo haría si Él me lo pidiera. En ese caso a mí no me debe importar si son guapos o feos, yo actúo porque su placer es entregarme y verme sometida. 
Mi idea de sumisión no tiene por qué ser la vuestra, cada cual lo vive de una manera.

Y si fueras quien nunca supe que buscaba

Inocente, dulce, serena, independiente, camina por la calle ajena a todo. No quiere ser descubierta y se distrae con la manga de su chaqueta para esconder su mirada de los extraños que pasan a su lado.
Siente sus miradas en sus piernas delgadas, quizás demasiado flacas para despertar el deseo, piensa ella. Es lo poco que deja entrever de su silueta el abrigo que camufla sus formas femeninas. Los vaqueros ajustados marcan sus escasas curvas, pero dejan entrever unas piernas ágiles y esbeltas, que terminan en unos botines de corte masculino. Se viste para sí misma, con lo que le gusta y define su carácter. Y por otra parte, le resulta divertido despistar a los demás.
Levanta la vista de vez en cuando y cruza sus ojos con los de desconocidos que la retan primero. Rostros atractivos, actitudes provocativas, presencias dominantes y ella en el centro de todo. Se guía por detalles y su atención la captan aquellos que se atreven a destacar por ser fieles a su ideal. Sin embargo, todo se nubla cuando capta esa nota de perfume que tantos recuerdos le trae. Inmediatamente asocia acciones, sentimientos y lugares que la conducen a esa persona. Alza la cabeza en su busca pero sin éxito. No está. Alguien comparte la esencia de quien ocupa sus recuerdos. Se esfuerza por encontrarla.
Definitivamente no es la persona que buscaba pero no quiere perderla. La sigue y lo hace disfrutando de su perfume y todas las imágenes que evoca en su mente. Cierra los ojos y continúa caminando. El sonido de los pasos que persigue la guían y no necesita ver ni escuchar. Oler tan solo. Todo es cada vez más intenso. Es como si compartiese un espacio reducido él. Como sí sintiera su tacto con solo agitar sus dedos.
Tropieza con unos pies que no son los de él, va subiendo por unas piernas que no reconoce y por una silueta que desconoce. Ve una boca con algunos defectos que la hacen encantadora. Y por fin sus ojos se topan con los suyos. Llenos de respuestas a sus preguntas, una mirada nueva. No es la suya, no tiene su color, ni los rasgos que permanecerán grabados para siempre en su memoria. En cambio, desea conocer al dueño que provocará en ella nuevas sensaciones.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Nacida para ser sodomizada

Esta es una entrada que quería enlazar con Siendo Sodomizada. Sirve muy bien de prólogo a la anterior y es mucho más especial, describe mejor mis sensaciones y lo que siento cuando mi Amo me sodomiza. (Me encanta BORN TO DIE de Lana del Rey).
Hemos tenido una semana un poco complicada los dos y digamos que yo no me he portado muy bien. Nunca dejaré de estar agradecida por la paciencia que tiene conmigo. Mañana quizá me castigue por fin, además llevo mucho encima por lo que pagar. Es una sensación increíble, una mezcla de miedo y excitación que me hacen temblar solo de verlo. El castigo, como bien dice Él, es algo que ambos necesitamos para dejar claro cual es el sitio de cada uno. Y es por esto que siento que debo hacer un cambio también al dirigirme a Él. Se acabó "mi Amo", Él no es mío, yo le pertenezco pero Él a mí no. No deja de ser mi Amo puesto que solo Él va a estar por encima de mí. Pero desde ahora será el Amo. Yo soy solo su esclava y punto. No hay más. Es un forma de ponerme a sus pies y servirlo como merece. 

Creo que el título no deja lugar a dudas de lo que voy a hablaros. Dicho en pocas palabras y utilizando una expresión de el Amo, "Puta, has nacido para ser sodomizada...", me encanta que me den por culo, y por lo que me dice el Amo, es fácil. Y sí, me doy cuenta, soy fácil de encular. Lo disfruto mentalmente por una parte, porque me pongo como una auténtica perra en celo, y físicamente mi culito se adapta bien a la penetración. Me entra la polla casi de golpe a la primera metida, casi sin esfuerzo y con apenas un poco de gel.

Desde que me folla, el Amo no tardó mucho en intentar encularme . Recuerdo que la primera vez que lo hizo fue casi de sorpresa y por probar, así sin más, sin ningún producto, en frío. Me la puso a la entrada del culito y empujó. Yo estaba nerviosa y muy cerrada, y por supuesto no entró. Pero al Amo, que como sabéis es muy cabrón conmigo, le sirvió para ver que me dejaba, y que le hubiera dejado seguir si en ese momento hubiera conseguido romperme el culo. Mi entrega es total. No sé si alguna vez lo habéis sentido: es una sensación de seguridad y confianza total, estás ahí en la cama, boca abajo, indefensa y no tienes miedo. Creo que hace falta confiar en tu amo sí, pero es aún más importante ponerte en sus manos y relajarte. 

Después de esa primera vez, compramos un spray relajante y un gel especial para sexo anal, todo ello ya lo detallé en el anterior post que mencionaba al principio. Con eso ya me entró muy muy fácil. La primera vez que lo volvió a intentar, el Amo fue bueno. Aunque me folle a conciencia, no deja de tener ese cuidado por mí. Pero como siempre digo, es una faceta que sabe equilibrar para no perder la atmósfera cuando está a punto de partirme en dos. No quiso romperme el culo a lo bestia, y las primeras veces me fue acostumbrando poco a poco, entraba y salía, me daba muy poquito y suave. Cuando va despacio noto mucho más el roce, sin embargo es algo que en un comienzo era necesario. Las veces siguientes cuando me daba fuerte, sobre todo a cuatro patas me ponía como una puta guarra. Cada embestida era más fuerte y lo notaba enorme dentro de mí. Tiene una polla perfecta. 


A partir de ahí el sexo anal se convirtió en una rutina más, como podría ser la mamada previa o mi orgasmo previo a la follada... Sí, el Amo me tiene muy consentida y siempre me regala un orgasmo cuando me porto bien. Inicialmente Él había pensado darme por el culo sólo cuando tuviera la regla, pero le resultaba tan fácil, que en la práctica me enculaba siempre que nos veíamos, en algún momento. Creo que esto hay que vivirlo con naturalidad, si se tienes ese talento pues adelante. Yo me acostumbré a ello, tanto que me hubiera sentido rara o incluso rechazada si mi Amo no le apeteciera en algún momento romperme el culo. Y de ahí fue naciendo poco a poco la frase "Nacida para ser sodomizada". Cada vez que lo dice me halaga. Pero no por ser afortunada y sentirme tan experta, me siento halagada porque Él reconoce mi mérito y yo lo puedo servir en algo que me gusta por ese hecho. Verle su cara de dominio es el mejor regalo. Cuando le sonrío como una cerda, sé lo que piensa: me partiría en dos con lo delgadita que estoy.

Cuando estoy en conversaciones con mis amigas u otras chicas con las que tengo confianza, y sale el tema, no sé donde meterme. Aparentemente a todas las chicas les da pudor probarlo o directamente lo rechazan. Puede que hablando con ellas no se atrevan a reconocerlo, como tampoco hago yo... ME ENCANTA. Cómo decir en un grupo de chicas: "Pues a mí me encanta que me den por el culo?" ¿Cómo? Es imposible. Muchos menos decir que cuando el Amo lo hace metiéndome las braguitas en la boca yo lo disfruto como una perra y Él es más cabrón aún. Pero sería aún más imposible detallar el por qué: porque me encanta notar a un macho montarme como a una perra, porque me encanta sentirme humillada, sodomizada , sometida... Porque cuando me hace morder mis bragas empapadas mientras me rompe el culo y me llama puta, me siento feliz y plena, porque al día siguiente cuando no me puedo sentar o noto un dolor suave por la zona se me escapa una sonrisa, a la vez que voy salida por la calle notando el culo abierto. El dolor que pueda sentir no es tal. Si se analiza fríamente es molesto claro, a nadie le gusta preocuparse cada vez que se va a sentar. Sin embargo para mí es lo más placentero. Nada de esto es fácil de compartir. Mi mejor amiga nunca ha probado el sexo anal y se niega en rotundo a probarlo. No lo ve necesario para disfrutar y piensa que es sufrir gratuitamente. Si supiera lo que disfruto yo viendo a el Amo jadear sobre mí... Y como anécdota graciosa, una vez me dijo que para qué le iban a meter por el culo una polla si lo natural es que del culo solo salieran cosas. 

Pienso en cómo será el sexo con un novio de verdad, es decir cuando tenga novio estable. Si me dará o no por el culo. Por lo que sé muchos hombres no se atreven a pedirlo o incluso no les gusta. Yo necesito que mi novio me encule, pero me daría vergüenza pedírselo. No me imagino vivir sin esa sensación. Creo que porque si yo fuera hombre me gustaría que una mujer se entregara así por mí. Así que si eres un lector de mi blog y algún día resulta que estamos juntos en la cama, por favor, por favor, te lo suplico: dame por el culo. No lo puedo evitar, he nacido para ser sodomizada.