Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

viernes, 6 de enero de 2017

Cosas que me hacen feliz y el deseo de tocarte

Palabras escritas sin saber cómo serían recibidas. Conversaciones en las que terminaba apoyada contra una pared porque no podía conmigo misma, deseando rozarme contra cualquier cosa. Tres amaneceres a su lado y el susurro en secreto de que se volviera a repetir. Montarme en coche con Él y cruzar cómplices miradas silenciosas. Jugar a los "eres adorable" con su polla en mi culo. Tenerlo a mi lado y sentir las mismas ganas en cada gesto. Cientos de orgasmos que buscan refugio en su cuerpo.
Podría seguir y seguir con miles de momentos que guardo como los mejores regalos que me ha dado. Y es que cuando pasa el tiempo no echo de menos cosas materiales, no necesito pendientes, vestidos, perfumes ni ninguna otra cosa. A lo que siempre regresan mis pensamientos cuando se acuerdan de Él es a aquellos momentos que hemos vivido juntos. Cuando pienso qué es lo que me gustaría recibir por Navidad, por Reyes, por mi cumpleaños o en cualquier otra fecha, siempre es Él. Solamente el hecho de verlo me vale por todos los regalos que quieran hacerme.
Estos días han sido maravillosos. Me he visto fuerte, capaz de esperar y no reclamarle una respuesta. De entrenarme en valorar lo positivo. De entender que no puede estar siempre pendiente de cada palabra que digo. De leer feliz las frases que me escribía. De compartir planes, fantasías e ideas. También de plantearle mis debilidades, cosas que aún no puedo conseguir pero que con el Amo a mi lado seré capaz. 
Una de mis cosas favoritas es escribir para Él: que me pida un texto y elaborarlo con ganas y esmero porque sé que lo valorará. O hacerme una foto porque el Amo quiere verme. En la distancia muchas veces no sabes cómo interpretar las palabras de la otra persona. Sin embargo, recibir peticiones, órdenes o encargos suyos me da una paz y una tranquilidad enormes. 
Si me concediesen un deseo sería verlo para guardar en mi cabecita otro recuerdo juntos. Porque ni el dinero ni nada material me asegurará su compañía ni su permanencia conmigo. En algo más del mes que llevamos sin vernos ahora solo pienso en vivencias juntos, en como me ha roto el culo otras veces, en como he acudido a verlo, en lo mojadas que tenía mis bragas, en como le he chupado la polla nada más entrar por la puerta, en como sus ojos mi miraban complacidos de servirlo... Miles de cosas que me han hecho feliz y que me llevan a el punto de reafirmarme como suya. 
La Navidad termina y dicen que los mejores regalos son los que no cuestan dinero: salud, amor y felicidad. Por eso no hago hincapié aquí en el vestido o en los zapatos que me regaló. Fueron regalos estupendos, claro que sí. Sin embargo, si tuviera que elegir, me quedo con mi pulserita, como símbolo de pertenencia al Amo, y con todos esos recuerdos felices que me conducen de nuevo a desear tocarlo otro año más. 
Y sí, tengo unas ganas a rabiar de que me sodomice hasta que mi culo quede marcado con la forma de su polla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario