Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

martes, 17 de enero de 2017

Hambrienta


No sabía que me moría de hambre hasta que te probé. Lo veo entrar en mi casa. Es el día, es mi luz en esta tarde de sábado. Es una sorpresa que no esperaba en mi día especial. Me pone de pie y me lleva a la habitación. "Hoy decides tú lo que vamos a hacer, te has portado muy bien y quiero premiarte". En ese momento mi cuerpo no responde bien, no rige, no discurre, no es capaz de decidir ni de elegir estando el Amo delante. Tan solo pedí en base a lo que soy. Todas aquellas cosas que podía haber pedido dejan de pesarme y disfruto de nosotros. Me folla mi coñito y me abrazo a Él. Me besa, me lame la carita, me pide que lo agarre del culo y lo empuje contra mí. Me sumerjo en un terremoto de emociones. La pasión que me hace sentir, la fuerza y las ganas animales que me hace tener por Él. Pero también todo el cariño que me provoca, todo el afecto y la gratitud que siento hacia este hombre. Mis ojos se mojan como mi coño. No sabía que me moría de hambre hasta que te conocí Amo. 
Le pido que me folle el culo y el Amo se sonríe: "pero hoy yo quería dejarte con el culito bien, te estoy dejando elegir bonita... Y justo me pides esto para irte con el culito abierto otra vez". Lo sé Amo pero tus gustos son ahora también los míos porque yo lo siento así, porque me gusta y porque me siento extraña si te vas sin marcar mi culo. Me tumbo y le digo que ya tenía un poquito de gel puesto. Entonces se ríe como un niño y me dice que soy tonta, que no tenía porque haberme ofrecido a ser sodomizada porque hoy era mi día especial. En mi cama, rodeado de colores suaves, con todas mis cosas y mi decoración de niña mona, el Amo se ríe y sus ojos también se ponen vidriosos. Me encula fuerte y con ganas, me muerde, me lame y me coge del pelo. Yo gimo a punto de derramarme y una embestida profunda consigue hacerlo. "Estás hasta más guapa... Pobre niñita que se va con el culo roto otra vez, ay". Se tumba del todo sobre mí y reposa con su cara junto a la mía, sin sacar su polla de mí. Nuestra postura favorita para descansar unos segundos. Los dos nos reímos y yo hago pucheros y escondo mi barbilla en el hueco de la almohada mientras me acaricia la cabeza. 
Me pregunta donde quiero que se corra. Y no dudo: en mi cara. Hace poco más de un mes que estoy sedienta de su leche. Me gira la cabeza a un lado y ahora se derrama Él sobre mí. Su lefa me baña toda la cara y me deja jodida y llena, justo como me gusta. Por fin tengo mi premio y por fin estoy con Él.

No sabía que me moría de hambre hasta que te probé. Lo veo entrar en mi casa. Es la noche, es mi dueño. Es quien dispone y ordena. Es quien se sirve de mí para saciar sus apetitos y quien honra mi condición. Me lleva de la coleta a mi habitación, lo ayudo con los pantalones y me arrodillo. El Amo necesitaba de mí y quería mi boquita en su polla. Hago una mamada suave y dulce al principio para luego aumentar el ritmo. No está en sus planes hoy darme placer, pero me para un segundo y me dice que me deja correrme, que puedo tocarme con su polla en la boca. Me corro. Mis rodillas se hacen débiles y le aprieto más fuerte la polla. Él también gime y al poco se corre en mi boca. Me pidió que no lo tragara y se lo enseñara, así que hago lo propio y sonríe contento. 

No necesito mariposas cuando Él me da más allá de eso. Tampoco sé cual será mi destino en la vida, pero tengo claro que una parte de él es hacer que la vida del Amo no sea como la de cualquier hombre común y corriente, que disponga de una persona que lo satisfaga y lo haga feliz como Él me hace a mí. Es la noche y es el día, es la dulzura más maravillosa del mundo y la autoridad más firme cuando toca. Haces que mi corazón lata más rápido. Haces que te adore todos los días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario