Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

domingo, 16 de abril de 2017

Para Él, para nosotros

Un tuit no iba a dejar claro mi mensaje. Iba a quedarse corto para todo lo que siento y quiero escribir, de modo que voy con una entrada. Parecerá reiterativa quizá pero me parece necesario dejarlo claro para Él. 
La última vez que nos vimos yo pensaba un poco en las prácticas sexuales de las demás mujeres. En prácticas vainilla, sobre todo. Va un poco a hilo de la última entrada, pero os pondré un poco en antecedentes. Pensaba en mujeres que no necesitan entregarse, en mujeres orgullosas que no ceden por su hombre. Machista, me diréis. No voy a entrar en esos temas, porque no vienen al caso. Yo considero que si quieres a una persona, seas hombre o mujer, vale la pena "sacrificarte" un poco por él o por ella. Sin embargo es cierto que dentro de las relaciones D/s, y en el mundo que vivimos tan susceptible a la crítica, es muy fácil caer en que te dejas porque eres tonta, porque eres débil o banalidades como esas. Y no. Yo hago lo que hago porque me gusta, porque yo soy así si tengo delante a una persona que creo merecedora de respeto y admiración como es Él. No me puedo entregar así, tan alegremente, a cualquiera. Primero porque necesito sentir esa superioridad que el Amo se ha ganado. Y segundo porque no puedo confiar en cualquiera para hacer ciertas cosas. 
Cuando he compartido esos pensamientos con el Amo, su mente también bulle y piensa si es que tengo dudas o si es que me ha dejado de gustar lo que hago. Y ni lo uno ni lo otro. Él ya lo sabe, por eso a título posterior escribo esto. Algo que me he propuesto es que todo lo que escriba haya pasado antes por una conversación entre ambos. Que ni este blog, ni tuiter, sea un lugar donde descargar nada, tan solo un lugar para terminar de plasmar nuestras ideas. Cuando estoy con Él no hay otro sitio donde desee estar ni otra cosa que desee hacer. Esos pensamientos son solo comparaciones que mi mente hace pero que no condicionan ni alteran mi visión con Él. 
Nunca he dudado de Él. Nunca. Ni por un segundo. En todos estos años juntos, con sus altibajos y sus problemas incluidos, no ha habido un solo día en el que no lo deseara. No ha habido un día en el que no quisiera recorrer la distancia que fuera por unos minutos a su lado. Pienso en Él, en mi Amo, en estar juntos, en que me rompa el culito y me babosee, en sus ojos grande y profundos, en que me folle y me pida besos, en ser suya en todos los aspectos... Y qué queréis que os diga, pues se me hace el coño agua y solo querría que se parasen los relojes para estar en el mismo segundo con Él. Estoy feliz siendo su perrita. Me gusta que me eduque, que me enseñe y que comprenda que me hace muy dichosa servirlo. Y que cuando fallo nunca dejo de desearlo, que tan solo me entristece no haber demostrado estar a la altura. 
Y no sé, me parece que no me dejo nada. Tan solo que estoy deseando verlo, que me rompa el culito. Que me haga suya físicamente, que me sodomice y poder ser de nuevo pequeñita bajo Él. Me gusta ese ambiente que solo el Amo sabe crear: yo bajo su cuerpo, su polla en mi culo y sus brazos rodeandome, como si así siempre estuviera protegida de todo. 
Te adoro Amo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario