Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

jueves, 20 de julio de 2017

La grande bellezza

A menudo hablamos de fantasías y deseos por tener ciertas experiencias con otras personas. Él me cuenta las que ha vivido acompañado de mujeres muy distintas entre sí, pero con un denominador común. Sus frases a veces acaban con un: "a lo mejor te parece extraño que me gustase una persona así, quizá te parezco muy raro...". Soy la única persona a la que le cuenta ciertas vivencias, y sus motivos tendrá por supuesto. Pero me siento muy honrada y orgullosa por la parte que me toca. Soy suya y puede contarme o decirme lo que quiera, pero no quiere decir por ello que no valore lo que decide compartir conmigo. Y es que desde que lo conocí nunca lo he juzgado. Ni a Él ni a nadie. Y sospecho que Él tampoco lo ha hecho. De ahí que compartamos este gusto por lo que yo llamo belleza.
Cuando te atrae una persona, y te atrae de verdad, hay un porcentaje más alto de que te sientas atraído por su belleza interior. Me explicaré. A mí las personas me suelen gustar por como son, como hablan, como se expresan, como sienten y como me tratan. El Amo y yo tenemos unas características muy parecidas. No somos ni super guapos ni feos. Somos del montón, que es lo mejor como diría mi abuela. Pero nuestros mundos interiores coinciden. Él tiene de lo que yo carezco, tiene lo que necesito y me complementa, y viceversa. Vemos a las personas por lo que nos pueden aportar, por la afinidad que podemos llegar a tener con ellas. El envoltorio está bien, pero cuando lo quitas solo disfrutas el caramelo. Lógicamente apreciamos un buen cuerpo, un físico bonito. Pero eso no te da muchos alicientes a la larga. Los dos lo sabemos. Sin embargo estar con una persona que lo vive como tú, te hace disfrutar cada detalle. Te provoca de manera natural querer contarle tus necesidades, deseos y fantasías. Te hace no tener miedo de parecer un bicho raro. Te hace hablar con naturalidad. Y por eso supongo que estamos donde estamos.
Que el Amo me pregunte si está guapo, o si le sienta bien la ropa, el pelo o lo que sea, me hace sonreír como una tonta. Claro que sí, sí y sí. Para mí está estupendo con lo que se ponga. No le voy a mentir cuando sea de otro modo, porque me considero muy crítica, pero no ha sido el caso en casi el cien por cien de las veces. Me vuelve loca su espalda con sus imperfecciones, sus pelitos hacia donde termina y su piel tan suave. Acariciarlo es ponerme cachonda, y lo digo muy seriamente. Tocar su pelo me relaja y mirar sus ojos hacen que no haga falta decir palabra para entenderlo. Lo que tiene por dentro, todo ese caracter, ese humor y esa manera de ser tan honesta hace que lo vea como el hombre más guapo. Y sé que los hay guapísimos, pero no son como Él por dentro. Sabe leer mi cuerpo como nadie. Es más bueno conmigo de lo que merezco de vez en cuando.
Gracias por estar ahí Amo, por usarme sin miedo, por ser tú mismo conmigo, por ser la belleza que yo necesito. Supiste ver la mía cuando yo ni sabía de lo que era capaz. Te adoro por dejarme estar contigo, por enseñarme y no rendirte. Eres la fuerza cuando la mía flaquea. En mí tienes toda la ternura y el cobijo que necesites cuando sientas que te falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario