Libremente soy Tuya

Libremente soy Suya

domingo, 13 de agosto de 2017

Las órdenes

Me gusta recibir órdenes. Y cuando esas órdenes conllevan algo beneficioso o placentero para mí más me gustan. El Amo sabe que cuando me ordena algo no lo veo como una imposición en el plano negativo. No es algo que Él me imponga por la fuerza y que yo esté obligada a cumplir, o algo por lo que pueda culparlo después. Las relaciones de Dominación y sumisión son complicadas cuando no se han establecido ciertas bases. Está el morbo, las risas y el placer de sentirte correspondida por Él, pero no es un juego como tal. Hay que tener muy claras las implicaciones y las consecuencias que conllevan para ambas partes. Y si debe prevalecer la seguridad de ambos o una de las partes, debe ser motivo suficiente para no iniciar una práctica. Quizá así escrito pueda parecer algo lógico y en lo que nadie cometería el error de caer, sin embargo hay veces que nos confiamos más de lo que creemos. 
Justo de esto hablaba con Él. Y nos sorprendíamos los dos de lo mucho que he cambiado, puesto que yo he sido la que más tenía que aprender en ciertos aspectos. Hasta que Él no verbaliza un avance por mi parte procuro no pensar en creerme la más lista, ni confiarme con lo que sé. Y me alegro que el Amo haya apreciado ese cambio en mí. Al ordenarme hacer algo, a veces me emociono y empiezo a proponer yo también cosas en relación a ello. A diferencia de mi impulsividad en el pasado, ahora no suelo actuar por el afán del querer hacer cuanto antes. Ahora busco saber para plantear el hacer futuro. Todo este hilo de pensamiento se desarrolla ante órdenes con las que disfruto. Cuando ocurre lo contrario, no me queda otra que callar u obedecer también, según corresponda. Esto es algo que todas las personas que lean acerca de las relaciones D/s tienen que saber: la sumisa ha elegido libremente a su dueño, así debe ser al menos, no existe obligación en una relación que tú has elegido. 
A pesar de lo que he aprendido siempre hay cosas que me quedan por mejorar, soy muy consciente de mis debilidades y mis fallos. Tampoco soy una ilusa que cree que va a conseguir lo más complicado en unas semanas. Por eso me marco metas pequeñas a corto plazo, cosas que sé que puedo conseguir sin frustrarme. Una de ellas, por ejemplo, es obedecer órdenes sencillas y no hacerme la mártir, ni más sumisa de lo que Él me esté pidiendo. Hace unos días me prohibió correrme. Los primeros días lo llevaba bien, pero me entraban ganas de tocarme y aprovechaba las oportunidades que tenía para poner ojitos. Cuando me dio permiso yo pensé que lo hacía por pena y me puse en mi papel de "quiero ser buena sumisa y quiero aguantar hasta que tú quieras Amo". Ni estaba siendo buena del todo al ponerle ojitos para ablandar su carácter, ni estaba siendo buena cuando me daba permiso para correrme y no lo hacía. Creo que quizá la base de ese comportamiento está en el orgullo o la soberbia por demostrar que puedo ser mejor. Y no, no se trata de demostrar nada, tan solo de obedecer a tu dueño. Esa es la manera de demostrar el cambio. Por suerte mi actitud ante estos fallos cada vez es más positiva, de ahí el verme capaz de conseguir obedecer sin cuestionar nada. Cuento esto para aprender, porque siempre que escribo me aclara la mente, y si de paso a alguien le sirve pues mejor.
A pesar de lo mucho que nos gusta recibir órdenes, te tienes que trabajar mucho la actitud y la auto-crítica. Muchas personas ven la D/s o el BDSM como "que guay, me dan órdenes y están pendientes de mí". Eso está genial, pero cuando vengan órdenes más complejas o que simplemente choquen con tu punto de vista más convencional de una relación, lo vas a pasar regular... Por eso es importante el trabajo con una misma, no dejar toda la labor de aprendizaje a la relación y a tu dueño. Y sobre todo ser coherente con lo que has elegido, y que en cualquier momento puedes dejar si sientes que no es para ti.  
Y bueno, como siempre digo, esta es solo mi perspectiva. Vosotros podéis tener otra manera de afrontar las cosas y que os sean de mayor utilidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario